La Caja de las Letras, un tesoro custodiado por el Instituto Cervantes

El Instituto Cervantes, colaborador de la Plataforma del Español y embajador cultural de nuestra lengua materna, custodia desde hace más de una década un tesoro con nombres propios. La Caja de las Letras engrosa sus arcas desde 2007 a base de legados de grandes personalidades del mundo de la cultura en español, una caja acorazada de incalculable valor.

Sus cajas de seguridad, un total de 1800 compartimentos ubicados en el conocido como edificio Cariátides, en pleno corazón de la capital de España, esconden los secretos de importantes iconos de la cultura. Desde los escritores ganadores del Premio Cervantes en los últimos dos lustros, a representantes de otras formas de expresión cultural como la música, el arte, la ciencia o la fotografía e, incluso, legados de personalidades ya fallecidas con anterioridad, la Caja de las Letras atesora misterios que no hacen sino engrandecer el valor de la cultura en español.

Manuscritos, libros con anotaciones, partituras, cartas personales… En definitiva, un amplio elenco de objetos vinculados a la trayectoria de personalidades como

Antonio Gamoneda, Juan Gelman, Ana María Matute, Juan Marsé Antoni Tàpies, Margarita Salas, Cristóbal Halffter, Luis de Pablo, Víctor Ullate, Luis García Berlanga o Nuria Espert, entre otros, rodeados de misterio y a los que, siguiendo la tradición, el próximo 20 de abril, se sumará el legado del escritor nicaragüense Sergio Ramírez, Premio Cervantes 2017.

El español en cifras

Los datos del último anuario del Instituto Cervantes sitúan en 572 millones el número de personas que hablan español en el mundo, una cifra que da una idea del potencial de la industria del español y las oportunidades de negocio que ofrece.

Por territorios, España ocupa el quinto lugar del ranking de países de habla hispana, precedido de Colombia, Argentina, EEUU y México. No obstante, las previsiones del Instituto Cervantes aumentan esa cifra hasta los 750 millones de hispanohablantes para mediados del siglo XXI.

VOLVER