Empresa de traducción

Del mundo analógico al digital, a través de la experiencia del director de Hermes Traducciones y Servicios Lingüísticos

Nos encanta compartir buenas noticias. Y si estas vienen de nuestros socios, más aún. Hoy desde la Plataforma del Español, clúster idiomático que reúne a empresas y organismos interesados en el español como fuente de oportunidades de negocio, nos hacemos eco del protagonismo que Hermes Traducciones y Servicios Lingüísticos ha tenido en el boletín de la Sociedad Española de Lenguas Modernas (SELM) a través de su director gerente, Juanjo Arevalillo.

A él va dedicada la entrevista principal del último número de la revista. Una oportunidad para conocer de cerca, y entre las páginas a lo largo de las cuales se extiende este artículo, la completa trayectoria y evolución de un perfil tan “diverso” como el de este “enamorado de su profesión”, la traducción. Aunque, si le piden que se defina, le cueste marcar los límites. “Si me preguntan cuál es mi profesión, dudo en contestar si soy empresario, traductor, revisor o profesor, o una mezcla de todo”, se sincera en la publicación.

Juanjo Arevalillo lleva en el mundo de la traducción desde 1980 y además de ser, en líneas generales, todo lo que apunta, entrando en detalles: está al frente de Hermes Traducciones y Servicios Lingüisticos, es profesor en diversos grados y posgrados, es vicepresidente de la EUATC, es presidente de la Asproset, es presidente del Comité Técnico de Normalización 174 para servicios de traducción AENOR y es uno de los nombres que aparece en la lista de creadores de las normas de calidad EN-15038 e ISO-17100. Esas normalizaciones esenciales en cada sector, también en el de la traducción, que “nos ordena, nos protege y nos ofrece buenas prácticas”. “No hay que olvidar que estas normas son elaboradas por grupos internacionales de expertos. En el caso de la traducción incluyen a traductores, empresas, asociaciones, profesores, universidades, productores de aplicaciones y tecnología y clientes. Además del propio AENOR”.

La entrevista del Boletín de la SELM es generosa y recomendable. La actitud del director de Hermes Traducciones frente a ella es la misma que adopta cuando se pone delante de sus alumnos de grado y posgrado. Comparte sus más de 30 años de experiencia, como si de un mentor se tratara, y les muestra la realidad vivida con sus cosas buenas y no tan buenas para que se “enfrenten a un panorama más realista y más fácil de asumir”. Les acerca “a la realidad profesional” en busca de una “mejor y más rápida incorporación al mundo laboral”. Y, de este modo, se saca la espinita que a él se le clavó en sus años académicos. “Cuando yo estudié en la universidad era impensable que viniera un especialista o un profesional a impartir clases”, lamenta.

A la traducción, desde los clásicos

Se dice que todo buen bailarín ha de haber empezado por la danza clásica. También hemos escuchado que para la interpretación actoral, primero hay que haber declamado en verso. Si Hermes Traducciones y Servicios Lingüísticos es una empresa destacada, entre otros, en el sector de los servicios de localización de software -consistente en traducir y adaptar un producto original para que pueda ser comercializado en mercados extranjeros-, si se adapta constantemente a los avances con los que nos sorprende la informática y la tecnología en el terreno de la traducción y si no le asustan esas traducciones automáticas que han llegado para quedarse es porque bajo sus pies hay sólidos cimientos.

Sí. En el bagaje de Juanjo Arevalillo hay un pasado de fascinación por las lenguas clásicas, hay un catedrático y profesor de latín que traducía a Cicerón y le marcó de por vida, hay tiempos de bachillerato en los que la segunda lengua era el francés y le abría las ganas por el inglés y hay un tiempo en el que, a falta de internet, había que echarle horas de bibliotecas y enciclopedias.

  • Desde la Plataforma del Español os animamos a recorrer el camino de este emprendedor por el mundo de la traducción a través del boletín de la SELM. Desde sus primeras andanzas analógicas hasta su conquista del entorno digital.
VOLVER